sábado, 26 de abril de 2014

Ética y Política - CONCEPTOS CERTEROS

Escribe Walter Ernesto Celina
 walter.celina@outlook.com  -  walter.celina@adinet.com.uy
26.04.2014

En democracia los procesos electorales tienen una  virtud señalada: permiten confrontar ideas y conductas. En la medida que el debate se amplía todo puede ser llevado a la balanza y examinado. La ciudadanía será la que decida soberanamente.
Un asunto, siempre presente en las prácticas uruguayas -y no solo en las vernáculas-, ha sido la distribución de cargos ejecutivos por cuotas sectoriales, así como la asignación de puestos en la administración por clientelismo, nepotismo y amiguismo craso.
Esa selección espuria lleva de la mano al achatamiento y la descalificación de importantes funciones en cualquiera de núcleos del Estado (poderes central, legislativo y judicial; entes y servicios descentralizados; entidades autonomizadas; intendencias departamentales, etc.).
Ese conjunto de factores de interés -que algunos denominan “clase política”-, comparte responsabilidades similares cuando, abandonando proclamas, borra con su codo lo que escribió con mano propia. Ha sido -y es- la gran facilitadora de lo que se define como una “situación de mediocridad”.
Actuando a favor de ella, se dañan principios inherentes a la república y la democracia.
José Ingenieros, ilustre pensador argentino, dejó en su obra “El Hombre Mediocre” esta página extraordinaria de análisis y valor ético:
"Cada cierto tiempo el equilibrio social se rompe a favor de la mediocridad.
 El ambiente se torna refractario a todo afán de perfección, los
 ideales se debilitan y la dignidad se ausenta; los hombres acomodaticios tienen su primavera florida.
 Los gobernantes no crean ese estado de cosas; lo representan. El mediocre ignora el justo medio, nunca hace un juicio sobre si desconoce la autocrítica, está condenado a permanecer en su módico refugio.
El mediocre rechaza el diálogo, no se atreve a confrontar con el que piensa distinto.
Es fundamentalmente inseguro y busca excusas, que siempre se apoyan en la descalificación del otro.
Carece de coraje para expresar o debatir públicamente sus ideas, propósitos y proyectos. Se comunica mediante el monologo y el aplauso.
Esta actitud lo encierra en la convicción de que él posee la verdad,
 la luz, y su adversario el error, la oscuridad.
Los que piensan y actúan así integran una comunidad enferma y más grave aún, la dirigen, o pretenden hacerlo.
El mediocre no logra liberarse de sus resentimientos, viejísimo problema que siempre desnaturaliza a la Justicia.
No soporta las formas, las confunde con formalidades, por lo cual desconoce la cortesía, que es una forma de respeto por los demás.
Se siente libre de culpa y serena su conciencia si disposiciones legales lo liberan de las sanciones por las faltas que cometió.
La impunidad lo tranquiliza. Siempre hay mediocres, son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia.
Cuando se reemplaza lo cualitativo por lo conveniente, el rebelde es igual al lacayo, porque los valores se acomodan a las circunstancias.
Hay más presencias personales que proyectos. La declinación de la “educación” y su confusión con “enseñanza” permiten una sociedad sin ideales y sin cultura, lo que facilita la existencia de políticos ignorantes y rapaces."
José Ingenieros fue médico, escritor, filósofo, sociólogo y profesó ideales políticos. Su verdadero nombre era Giuseppe Ingenieri.

Había nacido en Italia en 1877. Falleció en Buenos Aires a los 49 años.-